domingo, 11 de enero de 2015

River City Ransom (1990, NES)

(Texto de Domingo H)


Plataforma: NES
Género: Beat em up
Año: 1990
Desarrolladora(s): Technos Japan Corp.
Textos: Inglés
 
En 1986 la compañía Technos Japan sacó "Nekketsu Kouha Kunio-kun". Se trataba
de un colegial japonés irascible llamado Kunio, cuyo mejor amigo Hiroshi su-
fría abusos por parte de los estudiantes de escuelas rivales. La misión de Ku-
nio era combatirlos para proteger a su amigo. Uno de los enemigos, Riki, ter-
minó por hacerse amigo del protagonista en juegos posteriores, forjando una
amistad/rivalidad similar a la de Ryu y Ken en Street Fighter.
El juego fue nada menos que el precursor de Double Dragon; el personaje debía
pelear contra los enemigos a fuerza de sus puños y pies, además de patadas vo-
ladoras, arrojarlos por encima del hombro y otros movimientos de combate más o
menos brutales. Sin embargo, el argumento de la novedad aplica perfectamente,
pues Double Dragon terminó siendo un juego mejor. Kunio estaba confinado a es-
cenarios pequeños donde los enemigos lo atacaban por grupos, la animación no
era nada buena, el control era tieso y la dificultad estaba subida "hasta el
11", como dicen en inglés. Además, no permitía dos jugadores simultáneos.

Sin embargo, sólo he extrapolado estos datos al haber jugado la versión norte-
americana del juego. Al ser las pandillas de estudiantes matones un concepto
más propio de la ficción japonesa que de la occidental, al juego se le cam-
biaron los gráficos, el argumento y el nombre. Ahora eras un peleador calleje-
ro que iba bajo el apodo de Mr. K, luchando con maleantes ochenteros marca Mad
Max para rescatar a tu novia, y el juego fue rebautizado "Renegade". En él es-
tán presentes todos los problemas antes citados, y personalmente dudo que no
existan en Kunio-kun.

Kunio fue un personaje enorme en Japón, cuyo nombre y/o el de Nekketsu (su es-
cuela) figuraron en más de veinte juegos para diversas plataformas, no sólo de
beat em up, sino de deportes fantasiosos sin reglas que iniciaron a partir del
llamado "Super Dodge Ball". Pero internacionalmente, nivel al que Technos
prácticamente estaba de adorno, la cosa ha sido más desigual. Sólo siete jue-
gos llegaron a América, o a Occidente en general, y de esos, sólo uno conservó
íntegras a las versiones japonesas de los personajes. Los demás fueron "ameri-
canizados" de una u otra forma, y se eliminó toda relación argumental entre e-
llos a pesar de que cuatro eran casi idénticos en gráficos. Mención aparte
merece el "Kunio-kun no Nekketsu Soccer League", el cual es casi totalmente
desconocido en Argentina con ese nombre, pero increíblemente popular con el de
"Goal 3", que se le puso a una versión pirateada.

Uno de los primeros juegos de Kunio para Famicom (nombre japonés del Nintendo
original) fue "Downtown Nekketsu Monogatari". La propia división norteamerica-
na de Technos se encargó de regionalizarlo, y lo llamó "River City Ransom".
Pero si bien la versión japonesa fue un éxito total, la americana lo fue más
bien discreto, y de esta forma se convirtió en una expresión a la que siempre
hay que tener mucho miedo: un "clásico de culto". Así, sus admiradores de
entonces y los que vaya amasando a lo largo de los años lo defenderán siempre
contra toda crítica, sea de la naturaleza que sea. Resulta pues muy natural
que el juego haya inspirado en parte a otro clásico de culto, Scott Pilgrim,
y aún más que el videojuego basado en éste se haya inspirado en River City
Ransom, completando el círculo.

Una vez puestos en contexto, hablemos del juego.
Un criminal llamado "Slick" (o Simon) ha secuestrado la escuela secundaria de
River City, desde donde comenzarán a operar de ahí en adelante todas las pan-
dillas de matones callejeros de la ciudad, y nadie podrá detenerlos. Alex y
Ryan (Kunio y Riki originalmente) no estaban en clase el día que Slick tomó
la escuela, pero ahora son los únicos que pueden recuperarla y salvar a los a-
lumnos tomados como rehenes, incluyendo a la novia de Ryan, Cyndi.

El modo de juego es una interesante mezcla entre un beat em up y un juego de
rol. Como es común, el grueso del juego se pasa caminando hacia ade-
lante machacando a puños y pies a todos los enemigos que se te atraviesen.
Éstos están clasificados en pandillas que se distinguen entre ellas por el co-
lor de la camisa que llevan, además de que un mensaje aparecerá en pantalla
diciéndote en qué parte de la ciudad estás y qué pandilla se encuentra en la
calle en ese momento. Cada una se comporta de manera diferente. Tenemos a los
"Tipos Genéricos" (encima son honestos), que son, pues, genéricos; los Hogare-
ños, que se mueven lentamente pero que pegan duro; y a los Chicos de Frater-
nidad, niños ricos y cobardes que salen corriendo si se ven en desventaja
(al grito de "HEEEELP!"), pero que cuando agarran un arma se envalentonan y te
atacan más agresivamente. Con estas armas puedes pegarle a los enemigos o lan-
zárselas, e incluyen palos, cadenas, tubos de metal, "nudillos de latón", ca-
jas de madera y latas de basura. Incluso, si un enemigo cae al suelo sin morir
lo puedes agarrar como si fuera un arma, y lanzarlo o pegarle a los otros ene-
migos con él (aunque después de un rato se te soltará). Están presentes tales
piedras fundacionales del género como lo son los uppercuts y las patadas vola-
doras, pero no se puede agarrar al enemigo por la ropa para machacarle la cara
como sí se puede hacer en Double Dragon (y en Renegade).

La parte de "juego de rol" es lo que hace a este juego único en su ti-
po y tan admirado por los cruzados del Nintendo. Al morir, los enemigos sueltan
dinero que puedes recoger. Ese dinero lo utilizas para entrar en tiendas y com-
prar comida, bebida, libros de artes marciales (y otras publicaciones), ropa,
etc. o pasar por un sauna para relajarte. Todas estas cosas sirven para aumen-
tar el índice de varios atributos como fuerza, resistencia, agilidad, veloci-
dad, poder en los puños y pies, "fuerza de voluntad" (cuántas veces puedes le-
vantarte del suelo aunque agoten toda tu energía) y demás, que afortunadamente
vienen todos explicados en el manual de instrucciones. También cuentas con un
inventario para guardar algunas de las cosas que compras y utilizarlas o dese-
charlas más adelante. Algunos de los artículos más importantes son muy caros,
pero la mayoría están a precios accesibles, y cada uno aumenta atributos dife-
rentes; debes experimentar para ver qué artículos aumentan qué atributos.

Un principal defecto sería la dificultad. Los enemigos no te dan la menor tre-
gua. Pero además, al morir, pierdes la mitad del total de dinero que llevabas,
y recuperarlo puede ser una tarea demasiado monótona y complicada. Aunque tie-
nes vidas infinitas, es un juego bastante largo y no lo vas a terminar de una
sentada, con lo que se te proporciona un password que registra tu dinero, per-
tenencias y atributos... y que es un monstruo de password con seis líneas, le-
tras mayúsculas y minúsculas, números y tildes. River City, aunque se trata de
un mundo abierto, no es muy grande; es lineal y lleno de callejones sin salida.

Gráficamente es bueno, con personajes cabezones parecidos a los de la animación
japonesa, de ojos grandes. No siempre se identifica de inmediato en qué luga-
res se puede entrar y en cuáles no, sin embargo. Las palmas del apartado sonoro
se las lleva la música, encabezada por una canción genial que suena la mayor
parte del tiempo y que resulta bastante pegadiza.


En conclusión: Pese a su dificultad inicial y al tiempo y trabajo que cuesta
aliviarla, River City Ransom tiene un concepto muy interesante que lo hace
uno de los mejores beat em ups para ocho bits. Ningún fan del NES se lo debe
perder.

3 comentarios:

  1. "Domingo H: Gracias =D"

    No sé por qué los comments salen en colores ilegibles, voy a tener que hacer esto con todas las entradas que tengan replies a comentarios -.-*!

    ResponderEliminar