jueves, 17 de septiembre de 2015

Girl Meets World!

Hyvaa paivaa, fellow IDN fans (addressing all three of you like a boss) :P

I know it's been a long time since I last posted anything, but hopefully this will make up for that (besides, we couldn't say that we have been bored around here, since our very own Domingo H has been doing nothing but providing us with excellent content ever since I made my last post back in February... how's THAT for a deal, huh? You all seemed to like what he had to offer, since the visits to this place have gone all the way to the roof). Let's see if I still remember how to do this... probably not, but let's do it anyway :P!

I'm going to start this off by saying that I have never seen the classic series "Boy Meets World", but I'm well-aware of its reputation among the people and I understand that it has been one of ABC's most beloved sitcoms. And probably because of that lack of information regarding the show I shouldn't be making this statement but... I have seen more than enough comments destroying "Girl Meets World" based on the fact that it "seems" to be damaging its predecessor's hard-earned reputation and that it just seems like a dull and cheap knock-off made to leech on the previous show's fame while coming out as an effortless piece of comedy. Guys, I understand your points but this is really easy to dismiss... do you really think that they would have gone thru all the hassle of hiring the two leads of the other show if they were planning to make this one as cheap and easy-to-make as possible? I seriously doubt it.

Besides, many characters from the original series have made cameos here (even if only for a few frames)... that alone goes to show that real care and effort went into the making of this thing. The event wasn't rare either, making it an experience to look for who was going to pop up on screen next (and this is coming from someone who hasn't even seen that other show, so I think that that says a lot). I could be listing facts all day, but I don't wanna lost my impartial input on this... I just wanted to point out the obvious -even though it seemed to have flown over everyone's head. And that's the problem with nostalgia as a whole, it becomes a blindfold tied tightly in front of everyone's eyes to prevent them to "damage" their memories of nicer and simpler times. Old videos and pictures are always shown on either black and white or sepia, and that's precisely because those tones don't allow you to put shades on your understanding of the whole picture-.

Fans of the original show might be glad to hear that Topanga and Cory are often the limelight, providing a large part of the show's comedic factor.

Now -and back on topic for once- I would like to say that the first thing that I absolutely liked about "Girl Meets World" was the nature of its ensemble... look, I'm a BIG fan of Disney and their sitcoms but... haven't you ever felt like if most of those guys weren't actually "comfortable" with the thing? Some things -from dialogue to characters- seemed out of place at times and that used to hurt those shows. Many characters from newer and older jewels of that channel simply didn't register enough chemistry to sell the moments as a group -though, succeeding as individuals- and that's why series like "Dog with a Blog" (really nice despite the obviously not very inspired title), "Wizards of Waverly Place" and even "Good Luck, Charlie!" felt so shallow at times. Luckily, "Girl Meets World" largely doesn't have that problem.

Not only there's actual chemistry between the main part of the ensemble, but even those weird match-ups (like Topanga and Farkle -which we know aren't going to have much screentime devoted to them-) come off as natural because of strong writing and good acting... all of that being powered by which I'm going to swear is an actual friendship shared by all the members of the cast. This is a show where dialogue plays an even bigger part than in most other programs of its own type and NONE of those verbal exchanges has ever felt out of place to my ears. I will say more, even the comedy seems to have been upgraded for this particular show... and there are so many examples of this scattered throughout the whole series that it would be pointless to list them all. BUT what I will say is that some of the best jokes occur when there's no eye-contact -and not even proximity sometimes- between the two involved parts, and the precision of those reactions -happening exactly when they are required to happen- are a delight to watch as they serve as a showcase for the rest of this program's fine humor.

All of that is truly great, but no program can be entirely perfect and neither is the case with "Girl Meets World". The shows does indeed have flaws and I think that the bigger one comes directly from one of its strongest parts. This show loves to teach valuable lessons to the viewer and I appreciate the effort but, sometimes, it just feels too eager to force the moral down everyone's throat and the result is quite uncomfortable in its good intention. Most of the time one finds himself trying to enjoy an episode that has suddenly gone "too melancholic" and the effect lasts its good couple of minutes before being left behind until it is time to bring it up again for the final wrap-up. None of the morals has ever crossed the line of disgusts due to excellent writing and passionate acting, though, but some of them have landed dangerously close to that imaginary borderline.

The good thing is that most of those scenes are placed at the beginning-to-middle part of the episodes, when we are still establishing characters and situation, but there's been at least two entries of the series where the WHOLE thing was about that awkward moment of sadness... and that bothers me because the writers obviously know how to get their message across without having to resort to being "too gray" to accomplish the goal; so, when they do something like that, it feels like a waste of time (looking at you, 60's-themed episode).

The Halloween episode might not be the best one in terms of content, but the setting gets a maximum grade just for the level of commitment that went into making it (look at the guys playing softball still on their costumes!).

Another thing that just feels kinda weird is the first episode of the starter season. The premise of Riley wanting to show that she's ready for the world by taking the subway all by herself is good enough and there's definitely some charm behind the idea, but... is that really it? I get it that travel alone must be a huge step towards maturity and the like but it still doesn't convince me in any favorable way. In fact, the only two parts that I can even remember of that first episode are the cameo by Crazy Hat (who we won't get to meet in detail until several episodes later) and the introduction to the character of Lucas, that also includes the first pure taste of Maya's wicked sense of humor. But what I'm listing there is pretty much all there is to that FIRST episode (you know, the one that's supposed to convince us to keep watching) and, honestly, episodes two and three would DESTROY this one in terms of entertainment value. I don't know what they were thinking when they made it, but the dialogue in that episode is all great so I guess that it pass.

The last thing that I'm going to say regarding this show is that it has one of the catchiest theme songs ever. I kid you not when I said that I have been listening to it for the whole afternoon and that I don't have any plans of stopping in the near future. How couldn't you love it? It's energetic, the lyrics match the show's feel perfectly and it just makes the intro all the more enjoyable by having it. Still, it might be way too sugary for the average listener, so... proceed at your own risk :P

These two shots from the opening come literally one after another in the space of a few seconds... and I like the mood they set. Just like the show itself, they go from cheerful to miserable in the blink of an eye -and the song being played over the transition thankfully doesn't break the immersion-.

Also, kudos to the writers for more than one joke that found its way into the show itself.

In conclusion: "Girl Meets World" is a surprisingly nice show which -somehow- makes up for pretty much every flaw that's been on the genre in recent years, but that also suffers from its own mistakes in ways that are frankly avoidable -or at least, that's how it feels-. The program as a whole features enough laughs to make its serious moments go away easily and enough seriousness to prevent itself from falling into mindless comedy, but what makes it unique before my eyes is its heart. Right down from its cast (with Rowan Blanchard and Sabrina Carpenter nailing every episode) to its message it is clear that a lot of love went into making the show as good as possible -things like the supreme attention to detail present in almost every shot support this- and it just shines as a result. Definitely something that I would recommend. 

jueves, 3 de septiembre de 2015

Street Fighter (1987, Àrcade)

(Texto de Domingo H)

Plataforma: Arcade
Género: Peleas
Año: 1987
Desarolladora(s): Capcom Co., Ltd.
Textos: Inglés

Nota preliminar: obviamente el verdadero nombre es "Street Fighter" a secas (no
iban a ponerle un 'I' detrás desde ya, como si tuvieran la secuela planeada de

Uno de esos "grandes misterios de los videojuegos" sobre los que otras páginas
de juegos escriben como si fuera algo que había permanecido en secreto durante
muchos años hasta ahora (pero que ya se sabía todo el mundo porque con meterse
en Wikipedia cinco minutos basta y sobra) es "¿qué pasó con Street Fighter I?"
El II es verdaderamente un clásico, pero si se llama Street Fighter II, es ló-
gico suponer que debe haber existido un Street Fighter I. En alguna ocasión hu-
bo gente que pretendió decirme que Street Fighter I nunca existió y que el II
del "primer" juego era una estrategia de marketing; pero yo ya sabía lo contra-
rio gracias a una web sobre juegos de arcade que solía llamarse Killer List Of
Videogames: http://www.klov.net/game_list.php?letter=0&type=Videogame la cual
hoy en día no puedo recomendar, pues ahora sé que la información que en ella se
encuentra es tan errónea que hace que El Mundo Today parezca snopes.com. Entra-
das repetidas (¡y hasta inventadas!), descripciones escuetas, datos desfasados,
entre otras cosas; y al parecer las fichas técnicas de las máquinas tampoco son

Los juegos de Street Fighter se han ganado una cierta infamia debido a que Cap-
com, en lugar de sacar secuelas directas al hilo, hace lo siguiente: Primero
saca una; luego saca varias "revisiones" de ésa, que suelen añadir personajes y
poderes nuevos, así como muy sutiles modificaciones al "balance" (recuerden es-
ta palabra) entre los personajes, pero que normalmente no modifican por comple-
to la mecánica básica misma; y tras un cierto número de revisiones, sacan al
fin una nueva secuela y el proceso se repite. Solo en KLOV, sin contar entradas
duplicadas, inexactas, de versiones piratas, de versiones japonesas, de
crossovers con otras franquicias ni de 2000 en adelante, aparecen cinco versio-
nes de Street Fighter II; tres entregas de Street Fighter Alpha; dos entregas
de Street Fighter EX con una revisión cada una; y tres versiones de Street
Fighter III. Sin embargo, hay un solo Street Fighter I; solo hay una versión
del juego que lo comenzó todo, el cual parece haber caído en un olvido casi ab-
soluto. ¿Pero por qué?
Al no ser un admirador acérrimo, no sé verdaderamente si los juegos de Street
Fighter siguen alguna línea argumental. En esta primera entrega los únicos dos
personajes controlables son Ryu y Ken, el jugador 1 y el jugador 2 respectiva-
mente; no se puede elegir de entre varios personajes al principio. La meta de
Ryu (o Ken) no podía ser otra que la de derrotar a todos los oponentes para en-
frentarse al Rey de los Peleadores Callejeros: Sagat, el penúltimo oponente de
SF II. Los que tengan una cierta familiaridad con estos personajes reconocerán
esta situación enseguida; este es el combate en el que Ryu le hizo una inmensa
cicatriz a Sagat en el pecho, humillándolo y haciéndolo arder en deseos de ven-
ganza en posteriores juegos.

Muchas de las bases del género, cuyo origen tantos otros -hasta yo mismo- hemos
rastreado hasta SF II, están ahí desde antes. El objetivo es bajar la salud del
enemigo a cero en un tiempo límite antes de que él te haga lo mismo a ti. Para
ello dispones de golpes, patadas, y movimientos especiales o "poderes". Natu-
ralmente, éstos no son otros que el Shoryuken (puño del dragón), Hadouken (bola
de fuego) y Tatsumaki Senpukyaku (patada huracán). A diferencia de SF II, las
instrucciones no te indicaban cómo realizar ninguno de los poderes y debías
descubrirlo tú mismo, una práctica que siempre me ha disgustado pero a la que
ciertamente le veo el atractivo. Al derrotar al oponente una vez, ganas un
round, y si ganas dos rounds de tres, ganas el encuentro y tienes derecho a en-
frentarte contra otro peleador. Los peleadores están repartidos a lo largo de
cinco países: Japón, EEUU, China, Inglaterra y Tailandia, pudiendo elegir al
principio en cuál de los cuatro primeros quieres comenzar a jugar. Hay dos opo-
nentes por país, y debes luchar contra ellos en orden. En Japón se encuentran
Retsu y Geki; en EEUU, Joe y Mike; en China, Lee y Gen; en Inglaterra, Birdie e
Eagle; y por fin, en Tailandia, Adon y Sagat.
De estos personajes, no solo Ryu, Ken y Sagat regresaron a la franquicia; tam-
bién lo hicieron Gen, Birdie y Adon, que aparecieron más tarde en los juegos de
SF Alpha; e Eagle, que volvió en Capcom VS. SNK 2 y en versiones portátiles de
SF Alpha 3. Por ahí se dice que Joe y Mike son los dos peleadores sin nombre
que aparecen en la presentación del SF II original de arcade (otros sostienen
que Mike es Balrog, debido a una famosa confusión de nombres en la que no me
voy a detener) pero nadie está seguro; y Geki, que usa una garra metálica, ins-
piró la creación de Vega.

Otros detalles rescatados para futuras entregas incluyen las escenas de bonus,
en las que Ryu intenta romper ladrillos o tablas de madera con la mano, precur-
soras del carro y los barriles que puedes destruir en el II. También, en cual-
quier momento, un segundo jugador se puede unir a la partida, manejar a Ken y
desafiarte a una lucha -completamente pareja, ya que en este juego Ken es igual
a Ryu salvo en apariencia-, y el ganador continúa jugando el modo historia por
su cuenta. El famoso esquema de control de tres botones para golpes y tres bo-
tones para patadas también está ahí (aunque pronto veremos que esto no es tan
meritorio como suena). Incluso detalles estéticos como la presencia de distin-
tos temas musicales y escenarios (buena parte de los cuales no se sitúan en
ninguna calle) para cada oponente, frases de victoria y de derrota (aunque la
mayor parte del tiempo sean siempre las mismas) y el mapa del mundo con un
avioncito que viaja al siguiente país para el próximo combate.

Si tuviera que comparar Street Fighter I con algo, definitivamente lo haría con
Team Fortress Classic (sé muy bien que ese es otro juego que tuvo un antecesor
desconocido, pero por desgracia no he podido jugar el Team Fortress 1 en su
forma más pura, si es que la tuvo, y no puedo emplearlo en la comparación...
sí, mis estándares no tienen sentido). Ambos originaron secuelas muchísimo más
populares y más jugadas, pero ambos originaron también un concepto que nunca se
había visto, ambos eran ciertamente imbatibles en popularidad cuando salieron,
ambos todavía tienen admiradores que lo prefieren antes que su secuela (esto
tampoco es tan meritorio como suena) y ambos son piezas imprescindibles de la
historia de los juegos electrónicos. Pero entre ambos hay una diferencia muy
importante, que a mi juicio es una de las dos razones por las que SF I ha caído
en el olvido, y es la siguiente; el control.

Si por algún azar del destino han jugado ustedes TFC, podrán tener la opinión
que quieran de él, pero no pueden negarme que por lo menos cuando pisaban una
tecla, el personaje les obedecía. En cambio, la primera vez que me puse a jugar
esto en MAME, tuve que cerciorarme varias veces de que no era yo el que estaba
haciendo algo mal. Y es que el control en SF I es horrorosamente tieso y pro-
penso a desarrollar mente propia. Ryu se desplaza dando saltitos en vez de ca-
minar, de forma muy incómoda, y no obedece inmediatamente a ninguna orden que
le des; pasa como medio segundo entre presionar el botón y atacar. Con ello re-
sulta imposible pelear estratégicamente; la única táctica para más o menos ga-
nar de forma limpia es aporrear los botones y esperar lo mejor. En cualquier o-
tra situación, ésa sería la marca inequívoca de un jugador inexperto -o de un
juego sin mucha ciencia-. Trata de jugar SF I como si fuera SF II y vas a per-
der en el acto. Lo normal es que me pregunten si acaso el emulador no estará
echando a perder el tiempo de obediencia de los controles, pero allí donde me
he metido he visto testimonios de gente que lo jugó en su época y afirma que en
el hardware real sucedía exactamente lo mismo; y los testimonios que he leído
que afirman lo contrario provienen de personas que podrían no encontrarse com-
pletamente en su juicio.
La razón por la que éste fue el primer juego de peleas en presentar los tradi-
cionales seis botones es que originalmente se vendió a los negocios de arcades
una versión "deluxe" que solo tenía dos. Éstos eran grandes botones neumáticos
de goma, y se suponía que los tenías que golpear con tus puños de verdad; entre
más fuerte les pegaras, más fuerte sería la intensidad del ataque. No solo te
hacías polvo el brazo enseguida, sino que además las máquinas se echaban a per-
der de tanto golpearlas, y no era raro encontrárselas fuera de servicio. Para
solucionarlo, Capcom sacó el modelo de seis botones. Es decir; no fue una ge-
nialidad que les vino de la nada, ¡fue para tapar una metida de pata!

La segunda razón por la que el juego ha caído en el olvido es el balance (¿re-
cuerdan esa palabra?). El balance, creo, consiste en que si se puede elegir más
de un personaje para jugar, todos ellos -en manos lo suficientemente hábiles-
deben tener la misma oportunidad de triunfar, sin importar que unos sean más
poderosos que otros, más rápidos, más lentos, más débiles, etc. Es un término
que no sé si ha perdido su significado a punta de utilizarlo mal, como "troll",
"otaku" o "friki" (no me sorprendería de ser así), pero lo utilizo en esta oca-
sión porque no se puede decir otra cosa; SF I está tan bien balanceado como una
casa aguantada sobre un palillo de dientes. El Hadouken es capaz de quitarle
casi media barra de vida al oponente; si de alguna forma consigues lanzarle
tres seguidos, ya lo aniquilaste. Lo mismo parece que ocurre con el Shoryuken y
el Tatsumaki Senpukyaku; he encontrado historias de gente que recuerda cuando
ganaban haciendo estos poderes una sola vez y que conectaran tres veces. Enton-
ces lo único que hay que hacer es tirar poderes todo el rato y listo, victoria
siempre, ¿no? Pues sí, pero volvemos al tema de los controles; se ponen parti-
cularmente desobedientes a la hora de sacar los poderes, y con práctica puedes
conseguir que te salgan cada cinco intentos, máximo, en lugar de cada diez o
veinte. Esto es a propósito, para que no estés tirando poderes todo el rato y
trates de ganar de manera justa, pero cuando los ataques básicos hacen mucho
menos daño, es muy difícil que quieras hacer otra cosa. Machacar los botones e-
ra la única estrategia para ganar limpiamente; ésta es la única estrategia para
ganar, punto. ¿Y te crees que la computadora tiene estas mismas desventajas?
¡Claro que no! Ella también tiene poderes, y a ella le salen cada vez que quie-
re. No es raro perder un round en veinte segundos contra un enemigo al que no
pudiste ni tocar. Es un milagro que puedas continuar la partida indefinidamente
(no sé si es verdad que en Tailandia no puedes), o de lo contrario nunca serías
capaz de llegar hasta Adon, ¡ni hablar de llegar hasta Geki!

Y esto no tiene nada que ver con la calidad del juego mismo, pero no puedo pa-
sarlo por alto; sus admiradores no es que prefieren SF I a SF II, es que ODIAN
a SF II, a todos los juegos posteriores, y a sus jugadores, con toda su alma,
porque la dificultad para ganar combates y sacar poderes es mucho menor (los
jefes finales de un juego de SNK son el Barney de Sega Genesis al lado de esto)
y para ellos la única y verdadera forma de hacer un juego de Street Fighter es
que sea tan rudo como el I; cualquier otra alternativa es para "casuales" y no
requiere ni la más mínima pizca de "habilidad". Cualquiera que opine lo contra-
rio es un idiota que no reconocería un juego bueno aunque le rompiera la nariz.
Esta actitud ya era desconcertante cuando me tropecé con ella por primera vez
en torno a TFC, es particularmente absurda en torno a SF I, y debe provenir di-
rectamente de la Dimensión Desconocida en torno al Duke Nukum y el Duke Nukem
II, si es que la hay... seguro que la hay. Sería un milagro si no. De verdad
que no entiendo si estas personas hablam en serio, si están dándoselas de con-
trarios para aparentar, o si están completamente locos de remate. Quisiera
creer que se trata de lo tercero.

Gráficamente, al menos, se ve grandioso para su época (aunque Ryu es pelirrojo
y lleva zapatillas), con buenos detalles en los personajes y en los escenarios.
¿Soy yo, o en los SF en 2D los retratos de los personajes en pantallas de VS se
ven más feos que en plena partida? También lo he notado aquí... Y en cuanto a
sonido, tenemos buena música, buenos efectos, y espantosas voces sintetizadas
que no habría forma humana de entender si no fuera por los textos. Curiosidad
final; Ryu ya exclamaba los nombres de los poderes al ejecutarlos como buen hé-
roe japonés que es, pero en la versión internacional los pronuncia en inglés,
mientras que en la japonesa lo hace en japonés.

Street Fighter I fue un juego muy popular en su época, y no miento; los juegos
de pelea "uno contra uno" eran una verdadera novedad en 1987 y atraían bastante
público, y éste no fue la excepción. Pero hoy en día le ha tocado el peor des-
tino que le puede tocar a un juego viejo; que otras personas digan de él "esto
en su época podrá haber sido bueno, pero ahora es malo y no debería seguir gus-
tándole a nadie". Es un argumento que odio a muerte, tanto como ese otro de
"esto sí era lo bueno, no como lo de ahora", y me duele, ME DUELE en el fondo
del alma tener que utilizarlo, pero honestamente no encuentro otro que le que-
de. Y no pretendo compararlo con SF II, sino con su contemporáneo Yie Ar
Kung-Fu (1985), de Konami, que tampoco tiene nada que hacer frente a sus suce-
sores de los 90 pero que se controla muy bien -a pesar de optar por el poco or-
todoxo esquema de aguantar un botón y mover la palanca para atacar- y represen-
ta un desafío muchísimo más razonable. Hay un Gran Cañón del Colorado entre Yie
Ar Kung-Fu y SF I (y quizás también entre YAKF y Karate Champ, de 1984) Así que
nadie me venga con "limitaciones técnicas/en esa época qué querías", porque
Konami probó lo contrario dos años antes.

El juego fue convertido a diversas computadoras de la época, incluyendo
Commodore 64, ZX Spectrum e IBM (MS-DOS), en 1988. Al año siguiente salió una
versión para TurboGrafx 16 CD con el nombre cambiado por "Fighting Street"; fue
la única versión de consola del juego durante muchos años. Ni siquiera salió en
el NES, lo cual se me hace extraño considerando no solo que Capcom ya era una
desarolladora consagrada de NES para entonces, sino que antes de eso ya había
versiones de Famicom de Yie Ar Kung-Fu y Karate Champ. No se volvió a ver SF I
en un sistema doméstico hasta que fue incluido en Capcom Classics Collection
Volume 2, para PlayStation 2 y Xbox, en 2006. Luego Fighting Street fue conver-
tido a la Consola Virtual del Wii en 2009. No se ha reeditado desde entonces.

No puedo dejar de hablar de "Street Fighter One", escrito en letras en vez de
números. Se trataba de un remake que permitía manejar a los oponentes e imple-
mentaba Super Combos de tres niveles, como los de SF Alpha. Por desgracia, es-
taba hecho en MUGEN, y no sé qué es lo que tiene el MUGEN -un motor para crear
tus propios juegos de pelea, algo como el RPG Maker o el Adventure Game Studio-
pero nada bueno parece haber salido de él, y SF One no es la excepción; me a-
trevo a decir que es peor que SF I. ¡Hace que SF I parezca bueno! ¿Cómo lo sé?
Porque llegué a elegir a Sagat (¡Sagat!) y Lee me hizo puré a la primera. Lo
borré en el acto y nunca más me lo he vuelto a bajar. 

En conclusión: Street Fighter I no se ganó todas las secuelas que tiene por pu-
ra suerte -se las merece todas-, pero las mismas no solo lo superaron; se lo
llevaron por delante en una estampida. Es mejor jugar esas, o Yie Ar Kung-Fu, y
dejar a éste en los anales de la historia, que es donde tiene que estar. Y
cuando soy yo quien está diciendo eso, es porque verdaderamente no queda otro

miércoles, 19 de agosto de 2015

"Piel y odio", el mejor capítulo televisivo de todos los tiempos por Domingo H

"Saludos, amigo mío. A todos nos interesa el futuro, pues es allí donde usted y yo pasaremos el resto de nuestras vidas. Y recuerde, amigo mío, sucesos futuros como éste le afectarán a usted en el futuro. Y ahora, por primera vez, traemos hasta usted la historia completa de lo que sucedió aquel fatídico día. Hoy seguro que la mitad de las miserables almas que sobrevivieron a esta terrorífica situación se cambiaron de fandom y ahora van de santos, de mejores personas que nadie, negando toda participación. Es por eso, amigo mío, que no podemos mantener esto en secreto durante más tiempo. ¿Puede su corazón soportar la escalofriante verdad acerca de... el episodio furry de CSI?"

Como saben las únicas dos personas que leen IDN, intento escribir con un tono lo más moderado posible, siendo objetivo con las cosas viejas y valorándolas fijándome en si me gustaron, y no en su edad. Por eso, cuando se me ocurrió escribir sobre este tema, mi primera idea fue que lo publicasen en Viruete.com, una página española sobre "cultura basura" y pop. Para ello no tenía que hacer más que comunicarme con el propio José Viruete, dueño de la página, y preguntarle si podía. Con el paso de los años, Viru se ha vuelto (más, porque ya era) elitista en contra de las cosas que no le gustan; particularmente las cosas viejas, las personalidades de YouTube, el actual cine de superhéroes y todo aquello que se venda como "friki" pero que en realidad es más mainstream que el oxígeno -en este último punto estoy ciento por ciento de acuerdo con él-, además de que el estilo de los artículos de su página choca muchísimo con el de IDN. Como no sabía comenzar a escribir esta pieza sin que me saliera de otra forma que aquella, concluí que no podía figurar en IDN.

El momento en el que me decidí a escribir fue cuando Viru se puso este avatar en Twitter:

Eso fue una revelación. Cuando vi eso, y el motivo por el cual lo había hecho (una anécdota de un reality show español; Viru es muy aficionado a los realities, precisamente porque la gente a la que él se opone no lo es), supe que debía entrar en acción cuanto antes. Pero ahora hace una semana que le mandé la versión original de este escrito (la presente versión está cambiada un poco) y no me respondió si le había gustado ni nada... y ciertamente no lo ha publicado. Sospecho que pudo ser por la breve crítica a su estilo al principio, aunque tranquilamente me ha podido pedir que la suavice o incluso la elimine del todo. Como me dice JJ McLain, tal vez sea que como buen webmaster se está tardando cinco meses para responder. Sea como fuere, ahora es IDN la primera que tendrá el privilegio de conocer "Piel y odio"; el episodio furry de "CSI: En la escena del crimen", perteneciente a su cuarta temporada, y la mejor producción televisiva de la historia. Nunca hubo y nunca habrá nada que pueda comparársele. ¿Pero por qué?

¿Quién sabe qué maldad acecha en los corazones de los hombres disfrazados de Snoopy? CSI lo sabe...

[ADVERTENCIA: el estilo no-IDN comienza a partir de aquí]

Este es el único episodio que he visto de cualquiera de este tipo de series. Todo mi conocimiento de CSI previo a ver Piel y odio vino de los videojuegos oficiales para PC, que nos gustaron mucho a mi madre y a mí. Lo quería ver porque yo mismo soy un furry desde 2004 -mas no me disfrazo ni asisto a convenciones, ni falta que me hace-, y me llamaba la atención la incesante alharaca que se formó (y todavía se forma de vez en cuando) en torno a esta obra maestra. Los furries existen desde los 80, pero la prensa norteamericana no se enteró hasta los 90. No sé cuándo se enteró el público en general, pero pienso que pudo ser en los 2000, cuando los furries se convirtieron definitivamente en el hazmerreír de la humanidad (hasta los 2010, cuando los bronies tomaron su puesto). Entre los disfraces de animal y el ineludible lado pornográfico, retratar a los furries como la gente más perturbada de la Tierra era más fácil que salir suspendido en matemáticas. Se recuerda, por ejemplo, un artículo de Vanity Fair de marzo de 2001 titulado "Placeres del pelaje" (en vez de la carne, get it?). Poco después, ese mismo año, surgieron un documental de MTV llamado "Plushies and Furries" y un capítulo de "ER, sala de emergencias" llamado "Miedo al compromiso", en el que los furries, desgraciadamente, no eran los protagonistas. ¿Y de qué forma reaccionaron nuestros amigos ante la repentina mala prensa? ¿De qué otra? Los furries podrán ser el fandom que menos aborrezco (no sé cómo lo lograron), pero siguen siendo un fandom, y como tal, su principal recurso de defensa contra aquellos que los ridiculizan o los ponen mal no es la razón, el debate o incluso el -inútil- "ignóralos" que le decían a uno en la escuela; es la lordpepez, término que he nombrado en (des)honor a Lord Pepo, un sujeto que tenía ínfulas de ser el representante de todos los "frikis" y que, en el video hallado tras el último enlace, amenazaba a una televisora con tomar el control del mundo y destruir a la sociedad desde adentro por no haberlos aceptado en ella, todo a raíz de un reportaje que realizó la televisora sobre los otakus. Defino la lordpepez como la posesión de un ego gigantesco e imposible de ignorar, pero al mismo tiempo increíblemente frágil, lo cual lleva al individuo a sentirse ofendido e indignado por nada y extraer opresión y persecución de donde no hay absolutamente nada para poder sentirse bien consigo mismo. Y eso fue exactamente lo que hicieron los furries, chillando palabras absurdas (o "palabros", como dicen los españoles, término que me gusta mucho) como "fursecución", el acto de perseguirles y ningunearles porque son furries. La diferencia fundamental, claro está, es que en esa época no había redes sociales.

Con Piel y odio, durante un brevísimo tiempo pareció que había la esperanza de quedar bien en un medio masivo. Según se dice, el guionista Jerry Stahl había basado todo su conocimiento sobre los furries en el mencionado documental de MTV -que es más o menos como basar todo el conocimiento propio sobre la tragedia del Titanic en la versión animada italiana- pero a última hora los encargados de la serie se ofrecieron a trabajar con un furry de verdad, un sujeto que firmaba como Dark Fox. Le dieron el guión y él lo devolvió repleto de correcciones. Algunas se aplicaron, pero la mayoría se las pasaron por el escroto como unos campeones al tiempo que se aguantaban las ganas de reírse en su cara, por iluso.

Fotografía real de Stahl

El episodio finalmente se estrenó el 30 de octubre de 2003 y para los furries se convirtió en algo así como "nuestro episodio otaku de La Rosa de Guadalupe". Excepto para mí. Cuando finalmente lo vi en algún momento de 2009, quedé simplemente enamorado a primera vista. ¡Era maravilloso! ¿Cómo podía sentirme ofendido por un sujeto que simplemente hablaba sin saber de algo que yo sí? Mi reacción fue otra, la misma que me causa Josué Yrión, por ejemplo; mearme de las risas en todo momento -no literalmente-, tomármelo a broma; y sin caer en la otra reacción acostumbrada, la de no ofenderse pero en cambio soltar sandeces como "es una mierda de todos modos, pura basura, para idiotizar a las masas". Con el presente escrito, espero poder demostrar por qué amo Piel y odio con toda mi alma y por qué lo considero el mejor capítulo televisivo de todos los tiempos. Así pues, y sin más demora, salgamos al encuentro de estos... animales bravidos.

La cosa comienza con una mujer que viene manejando sola de noche. De pronto su automóvil se tropieza con algo tirado en la carretera, haciéndola cambiarse al canal contrario y CHOCAR CONTRA UN CAMIÓN, MURIENDO INSTANTÁNEAMENTE. What a way to go.

Inmediatamente llegan él, Gil Grissom, y ella, Catherine Willows, los Investigadores de la Escena del Crimen (no sé exactamente cómo ni para qué, porque en ningún momento se dice que alguien haya llamado a la policía ni veo yo que haga falta averiguar cómo murió la mujer), y rápidamente descubren el rastro de un animal bípedo que deja huellas en el asfalto como si tuviera las patas cubiertas de harina. "¿Qué clase de animal es éste?" se pregunta Catherine. "Uno grande" responde Grissom. Finalmente se topan con la criatura: un muerto disfrazado de mapache. Los dos se quedan sin habla.

El rostro que hizo zarpar a mil lores

Corren créditos iniciales.

A la mañana siguiente, Grissom y Catherine se hallan aún en la escena examinando el cadáver del hombre mapache, encontrando una bola de pelo azul en el hocico de su máscara. Un forense llega y, naturalmente, dice "Esto es... perturbador". Le dicen que el mapache murió por el golpe, lo que lleva a una escena de "reconstrucción de los hechos" muy común en las series de CSI; a través de un filtro que parece sacado de un YouTube Poop, vemos cómo los investigadores se imaginan que ocurrió el crimen. En este caso, el mapache se para en la carretera justo enfrente de la mujer y ésta lo atropella sin más, con total naturalidad. Es lo que pasa cuando eres un furry y pides que te lleven, que no sabes si el chofer es un goon de Something Awful en su buena época o un oldfag de 4chan.

Aquí es necesario aclarar que, si bien he dicho que este es el mejor episodio televisivo de la historia, nunca he dicho que sea perfecto. Lo único que puedo reprocharle es que, demostrando una falta de visión que no caracteriza al resto de esta obra de arte, Stahl decidió que la vida secreta de unos freaks vestidos de animales no daba para un episodio completo y por eso intercaló una trama secundaria, donde otros dos personajes investigan el asesinato de un hombre en el congelador de una bodega. ¿A quién le interesa cómo murió un pobre zoquete en una bodega? ¡Yo vine por los esperpentos disfrazados! Hasta donde sé, un actor normalmente no ensaya todo el guión, solo las partes donde sale él, por lo que no puedo evitar preguntarme qué pensaron los demás participantes al ver el capítulo completo y enterarse de lo que pasaba a sus espaldas... De este "argumento B" puedo destacar la parte en la que inyectan sangre dentro de un tanque congelado para demostrar cómo ésta se convierte en pelotillas -los Mythbusters deberían comprobar si es posible eso- y las múltiples referencias a la "hamburguesa de In-N-Out con doble doble carne estilo animal"

Trivia inútil: la actriz a la izquierda se llama Jorja Fox, y a ninguno de los involucrados se le ocurrió bromear con eso. La vida es injusta. 

De vuelta en el cuartel general, descubrimos más cosas interesantes sobre el mapache; su nombre era Robert Pitt, era alcohólico, tenía antecedentes por su alcoholismo, la bola de pelo azul en su hocico era sintética, murió perfectamente sobrio, su vómito tenía trazas de ipecacuana y aceite de civeta (éste un afrodisíaco, y aquél un ítem del Monkey Island 3) y, sobre todo, le pegaron un tiro por la espalda antes de que la mujer lo atropellara. Más tarde, Catherine y el capitán Jim Brass, un veterano de esos que dicen "en todos mis años nunca he visto nada igual" en historias como ésta, van a casa de Pitt, no sé a qué. Su dormitorio está adornado de mapaches de peluche. "Esto me aterra", dice Brass. "Un hombre vive solo, no tiene parientes ni amistades, así que se forma su propia... familia peluda", supone Catherine. Pero claro que sí. En un calendario en la pared ven que Pitt tenía planeado asistir a la "reunión en la PaFCon", que se está llevando a cabo entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre de 2003. El siguiente paso, por lo tanto, es ir allí.

Corte a comerciales.

Al regresar, nos encontramos en medio de la PaFCon, siglas de "Plushies and Furries Convention". Vale aclarar que la peluchofilia existe, pero creo que normalmente no se la asocia con los furries; se comenzó a hacer a raíz de Vanity Fair y eso. En fin, convención furry -ficticia, eso sí-, y qué convención furry, oigan. Gente acariciándose en público, desfiles de moda de disfraces -"fursuits", como se les llaman-, sermones sobre el aspecto espiritual del asunto y muchachos con collares de cuero que no permiten que nadie toque sus perritos de peluche. Los fursuits en la realidad son como el cosplay; algunos son excelentes, y otros dan ganas de arrancarse los ojos a puñaladas. En el mundo de CSI, con ponerse una máscara de plástico basta y sobra. Muchos de los que son a cuerpo completo hubieran quedado perfectos en una película de slashers. En el caso del discurso espiritual, el guión se confunde con los "otherkin", quienes, si no me equivoco, son gente que cree tener el alma de un animal (o de una criatura fantástica o mitológica) injustamente atrapada en el cuerpo de un humano -así como grandes maestros en el arte de la lordpepez-. "Una forma humana no siempre viene con un espíritu humano. Nos reunimos aquí para aceptar nuestro animal interior", dice un tipo disfrazado de tigre.

El itinerario de la PaFCon. Nótese el título del sermón #3

 "En lo más profundo de nuestra alma, todos comemos Zucaritas de Kellogg’s, ¡grrrrrr-iquísimas!"

Y tú te burlabas de los anteojos de Clark Kent.

"Te quiero yo, y tú a mí..."

Es bastante difícil rascarse la espalda con guantes de peluche puestos, eso estoy dispuesto a reconocerlo.

"El hombre mata al hombre, el hombre vestido de simio no mata al hombre vestido de simio"

Juro que no me acordaba de que hubiera alguien vestido de elefante hasta que me puse a sacar las capturas. El mundo es pequeño.

A lo largo de todo el capítulo, Catherine se muere cada vez más de la vergüenza ajena y no tiene dudas en hacerle saber a sus colegas lo horrorizada y asqueada que se siente, pero Grissom está fascinado. Le parece lo más alucinante que ha visto, un montón de gente que no puede interactuar si no es vestida de animal, y se basa en cosas como los arquetipos jungianos, las creencias de los nativos norteamericanos y las enseñanzas de Freud para explicar por qué. De hecho, es él quien asiste al sermón espiritual, empeñado en descubrir exactamente qué es lo que motiva a estas personas a hacer lo que hacen. Esto, según se dice, fue de las pocas sugerencias de Dark Fox que se aplicaron al final, y en mi opinión es una de las pruebas contundentes de que, en el fondo, Piel y odio no es tan cruel con los furries como éstos se empeñan en creer.

- "Para el hombre que ha visto el Robin Hood de Disney y El secreto de NIMH demasiadas veces, disfrazarse de animal en público es la opción más lógica."

- "¡Maldita sea, Spock! ¡Estamos rodeados de lunáticos y usted se pone a hablar de lógica!"

En fin. Grissom y Catherine están aquí con una misión: encontrar a un fursuiter de color azul. Porque todavía no hemos llegado a la parte buena, pero YA se deduce que a Pitt le gustaba hacerle cosas raras con su hocico a otra gente. Encuentran a tres, pero una de ellas, disfrazada de gata (en bikini de piel de leopardo), se niega a quitarse la máscara. "Si quieren hablar conmigo, ésta es la yo con la que van a hablar."

Pero no es cualquier hombre. Es el grandísimo Willie Garson, conocido por ser Stanford Blatch en "El sexo y la ciudad". Esta fue la primera vez que lo vi, interpretando al abogado Bud Simmons, alias "Sexy Kitty", y desde entonces soy ultra FNAS (no fan, FNAS) de él. Todavía no me atrevo a decirle por Twitter que considero éste el mejor papel de toda su carrera, porque no sé si se lo irá a tomar bien o mal. ¡Problemas del primer mundo en países del tercero!

Simmons niega haberle hecho daño a "Rocky Mapache", e insiste en que sólo estaban practicando el "scritching". Este palabro vendría a significar acariciar y rascar cariñosamente a un animal. En el doblaje mexicano lo tradujeron como "excruciar", otro palabro, que más furries hispanos deberían estar utilizando en este momento.

Lo que sigue es digno de un titular sensacionalista de esos que llaman "clickbait": Grissom y Catherine se ponen a revisar el fursuit de Simmons con rayos ultravioleta, y encuentran...

*Aplaude a rabiar* ¡Bravo! ¡Bravo!

¿Y esto cómo no lo nominaron siquiera a los Emmys? ¡Esto es magnífico! Esto es básicamente una parodia exagerada de los aspectos más superficiales posibles de lo furry, escrita desde la más hilarante ignorancia, tan ofensiva y repulsiva que acaba tornándose en la obra de un genio. ¿Por qué nadie ha invitado a Jerry Stahl o a Willie Garson a una Anthrocon? Yo rompería mi voto de no ir a una convención en mi vida si asistiera alguno de ellos dos. Nadie, furry o no, debería dejar de tener la oportunidad de estrecharles la mano y agradecerles por todo.

El interrogatorio a Simmons continúa luego de más tonterías sobre el congelador. Previamente, se había descubierto que la espalda de su disfraz estaba recubierta de ipecacuana y aceite de civeta (¿se acuerdan de aquello?) y ahora le echan en cara que hallaron semen de Rocky en su traje. Simmons admite lo siguiente:
"Comenzamos excruciándonos. Luego acabamos todos en una pila de pelo, y... más pronto que tarde estábamos todos yiffeando. [...] En una pila de pelo, cuando todos los animales se empiezan a frotar, y retorcerse, algunos empiezan a hacer cosas."


 No puedo decirles lo mucho que lamento que estas imágenes se vean tan borrosas. La segunda debería ser de un sujeto dando empujones pélvicos.

*Aplaude aún más rabiosamente* ¡CLARO QUE SÍ! ¡CLARO QUE SÍ! ¡CLARO QUE SÍ!

Desde luego, el haber pronunciado la palabra "yiff" (que viene a significar "sexo") en televisión norteamericana es ya una hazaña digna de Hércules; pero he aquí que es incluso posible superarla. En el doblaje español no sé qué harán hecho, pero en el mexicano... ¡directamente no lo tradujeron! Lo llamaron "yiffear", así mismo, con un par de HUEVOS de adamantium y con mayúsculas. Y en este doblaje participaron actores con cierto renombre dentro del doblaje hispanoamericano; gente como Humberto Solórzano, Laura TorresCarlos del Campo, gente a la que le pagaron para que dijera "yiffear" sin preguntarse qué diablos quería decir eso ni a quién se le había ocurrido. Aunque nunca pronuncia este hermoso palabro que debería figurar en todos los diccionarios de habla hispana del mundo, por ahí estuvo también José Antonio Macías, un vegano y activista de PETA que odia a la especie humana con todas sus fuerzas. Salvo porque vive en México y no en Las Vegas, lo tendrían que haber llamado para que saliera de extra en la PaFCon.

Grissom y Catherine llegan a la fiesta privada de la PaFCon, donde se lleva a cabo la pila de pelo (término que, por cierto, honestamente nunca he visto a nadie utilizar fuera de Piel y odio), con una orden de allanamiento. Furfaggotry is a disease, meet the cure! Y ahora sí, el momento que todos estábamos esperando:

Sexo grupal con disfraces de animal, PECADO y clara señal de gusto por el COITO CASUAL y la SODOMÍA MASIVA.

Si no aplaudo de nuevo es porque ya me duelen las manos, pero que conste que mi "animal interior" lo hace por mí.

Pero las perversiones no duran mucho más tiempo, ya que Grissom y Catherine se llevan todos los disfraces (y a sus dueños) y los analizan. Encuentran el de un lobo que huele a ipecacuana y aceite de civeta, y Grissom lo interroga. El lobo, un tal Sr. Lee, confiesa haber recubierto la espalda de Sexy Kitty con el mejunje en un intento de enfermar a Rocky, quien había robado a su ex-novia, "Linda Oveja", para que ésta lo mandara a su casa. Lo hizo precisamente porque sabía que Rocky engañaba a Linda con Sexy. "Mi Linda Oveja se merecía algo mejor", dice.

En lo personal no me atraen las ovejas, pero que ésta tenía "junk in the trunk", tenía.

En un twist que no hubiera podido imaginar ni el mismísimo Shyamalan, Linda Oveja resulta ser... ¡la mujer que chocó y se mató al principio! Catherine finalmente lo entiende todo: Rocky deja plantada a Linda para yiffear y lamerle el lomo a gatas azules, se enferma, le pide que lo lleve a su casa y ella piensa que él ha estado bebiendo de nuevo, por lo que se pelean en el carro, y ella finalmente no soporta más, lo hace bajarse y lo deja tirado en la carretera; se devuelve porque poco a poco se arrepiente, le da lástima, etc. y vuelve a buscarlo, sin contar con que se tropezaría con él, se cambiaría de carril sin querer y se daría contra un camión. Esto se confirma con el valet del hotel, pero sigue sin explicar cómo es que a Rocky le dispararon.

La explicación es esta: un redneck que vivía en la colina cercana y criaba perros los oyó ladrar aquella noche, asustados, y al asomarse vio que había un coyote afuera.

360 headshot no scope

"Bueno, el ranchero es inocente (observación de Domingo: esta gente se metió en una subcultura inusual sin despeinarse, pero no pudo decirle que mató a un tipo disfrazado sin querer...), Linda está muerta, y el lobito... apenas es delito menor", concluye Brass. Es decir, que ninguno de los furries mató a nadie. La conclusión es que, sexual, psicológica o espiritualmente, los furries podrán ser todo lo desquiciados y bichos raros que quieran, pero al menos no son asesinos. ¿A alguien le suena eso de "Hitler era peor"? Recuérdenme por qué este episodio es tan cruel con los pobres furries y los denigra tanto.

Corren créditos finales.

Piel y odio es un triunfo del audiovisual tan grande, que hubo personas que no sabían nada del asunto hasta que lo vieron, y les interesó lo suficiente como para indagar más, decidir que les gustaba y meterse a furries. Cito y traduzco un testimonio reproducido aquí.

"Posted - 10 Sep 2004 : 08:09:57

Me siento muy triste de que a tantos de aquellos a los que les interesa el Furry no les haya gustado este episodio. Véanlo de esta forma y desde mi punto de vista. Yo no sabía nada sobre lo que era el Furry. Ahora gracias a CSI por al menos mostrármelo, estoy revisando webs, buscando de qué se trata el Furry todo por curiosidad. Me interesa el hecho de que la gente se vista de animales y hagan lo que sea que hagan. Me gusta el BDSM y los episodios en los que sale Lady Heather me los he tomado como de quien viene y con una cierta confianza. Los productores de CSI no tienen forma de meter todos los aspectos de una cultura o estilo de vida en un drama de una hora. Pero lo que sí ponen despierta la atención y la imaginación de la gente. Eso por sí mismo es algo bueno."
Esos demoníacos medios masivos que nos "fursiguen" y nos denigran... y aumentan nuestras filas. Aunque mentiría si dijera que no hay entre los furries bastantes enfermos como los de la tele, y me han dicho que varios se metieron gracias a CSI.

Pero eso no quita que Piel y odio sea el mejor capítulo televisivo de todos los tiempos. Es repulsivo, está mal informado, es poco realista, está de la cabeza, y por eso mismo es -que mis lectores hispanoamericanos perdonen la españolada, nada propia de mí- descojonante desde que empieza hasta que termina. Se siguen ofendiendo, y se seguirán ofendiendo con él, porque no lo entienden, porque no logran ver más allá de sus propios sentimientos heridos en vez de hacerlos a un lado y reírse junto al resto de "los mundanos".
Es aquí donde confieso que aborrezco a todos los fandoms que existen (a algunos más que otros), y es precisamente por eso; porque la característica que los define no es el gusto por el objeto de su afición, sino la lordpepez, que convierte a casi todos ellos en verdaderos monstruos insufribles y hace mucho daño a su condición humana. Díganme, con el corazón en la mano (o en la pata), ¿qué es peor? ¿Que nos haga gracia que nos retraten como bichos raros, o que nos ceguemos por la indignación injustificada, los ataquemos histéricamente por lo equivocados que están y acabemos dándoles la razón? Yo lo tengo perfectamente claro. Reivindiquemos todos Piel y odio, como primer paso hacia la erradicación definitiva de la lordpepez y un mundo mejor.

"Amigo mío, usted ha visto este incidente basado en testimonio jurado. ¿Puede demostrar que no sucedió? Quizás en el camino de vuelta a casa, alguien le excruciará las nalgas en medio de la oscuridad, y usted nunca se dará cuenta, pues habrá sido un furry. Dios nos ayude... en el futuro."